Reflexiones sobre Teletrabajo

jmcalvo

La tendencia global ya venía apuntando hacia la transformación del entorno de trabajo, cobrando especial relevancia la modalidad de Teletrabajo.  A pesar de esta tendencia, en España la evolución del Teletrabajo ha sido anecdótica.  En 2017, un 95,4% de los asalariados aseguró no trabajar «ningún día» desde casa, siendo en 2007 un 97,3%.

 

El período de confinamiento durante la pandemia de COVID-19 ha supuesto para muchos un cambio forzoso, de la noche a la mañana, al trabajo en remoto. Esto ha puesto de manifiesto algunas de las evidentes ventajas de esta modalidad tanto para la empresa, como el trabajador y la sociedad en su conjunto. Pero también algunas retos a los que nos tenemos que enfrentar. Entre otros:

 

  • Una mentalidad que prima el «Presencialismo».
  • Múltiples interrogantes en cuanto al ejercicio del liderazgo y la dirección. Y en algunos casos también, su mala interpretación de control y vigilancia.
  • Sensación de aislamiento por parte del empleado y de dificultad para separar vida laboral-profesional.
  • Desconocimiento de elementos fundamentales de organización durante el proceso.
  • Ausencia de una tecnología adecuada, o desconocimiento acerca de su existencia.
  • Normativa difusa y desconocimiento de cómo plantear los aspectos relacionados con el marco laboral.
  • Identificación de puestos realmente “teletrabajables”.

 

Si no queremos que resulte contraproducente, no podemos considerar el Teletrabajo como una cuestión que se pueda improvisar. El propio Satya Nadella, CEO de Microsoft ofreció una entrevista al New York Times , en la que afirma, entre otras cosas, que pese a que las estadísticas de productividad bruta de muchos de los trabajadores de Microsoft ha aumentado, eso no se puede sobrevalorar y es necesario plantearse cuestiones acerca del manejo del cansancio, la salud mental y la construcción de la comunidad.

 

 

Como señala Enrique Dans en este certero artículo: «Una vez que la emergencia termine, trabajar desde casa puede convertirse en una alternativa sumamente interesante, sobre todo si nos planteamos hacerlo con seriedad y en las condiciones adecuadas»

 

A nivel organizacional, es necesaria una reflexión serena y el diseño de un plan que nos permita hacer de esta modalidad que hemos improvisado algos estructural que beneficie a todos los agentes implicados.

 

Claves culturales

La adopción del teletrabajo en las empresas supone una transformación organizacional de fondo, tanto en sus formas de hacer como de evaluar. Demanda un cambio de mentalidad, tanto entre los líderes de la organización como en toda la plantilla, hacia una cultura colaborativa, basada en la confianza, la orientación a resultados y el uso de la tecnología, de tal manera que permita a la organización ser más competitiva en el escenario que se dibuje en el mercado.

 

Claves Tecnológicas

Aunque las necesidades tecnológicas pueden variar mucho de una organización a otra, el teletrabajo por definición implica el uso de la tecnología. La empresa ha de hacerse responsable de facilitar herramientas que garanticen tanto la usabilidad como la seguridad.

Microsoft365 ofrece todo un ecosistema de herramientas flexibles y familiares que te permiten colaborar entre equipos, dispositivos y plataformas. Un sistema seguro e integrado que ayuda a trabajar mejor en equipo de forma que seas productivo, en cualquier momento y en cualquier parte.

 

Claves Organizativas

 

En el componente organizacional se deben analizar aspectos fundamentales para el proyecto tales como la identificación de puestos «teletrabajables» y la manera en la que se va a desplegar esta modalidad de trabajo.

 

Según el Diario Público, en España, desde el Ministerio de Trabajo aseguran  que el objetivo es trabajar en esta legislación «cuanto antes», aunque de momento no se atreven a anticipar fechas, pero insisten en que el trabajo a distancia debe realizarse garantizando el cumplimiento de los derechos laborales.

 

Como indica S. Nadella, debemos recordar que el Teletrabajo no está exento de riesgos y desafíos, destacando principalmente de tipo ergonómico y psicosocial. En este sentido, debemos identificar cuáles son los factores de riesgo y dotar de las herramientas y formación necesaria, para facilitar su adaptación  y evitar los problemas relacionados con el «tecnoestrés» laboral.

 

La improvisación a la que se han visto forzadas empresas y empleados, no puede considerarse Teletrabajo. Debemos reflexionar sobre los aprendizajes adquiridos durante este período y establecer las correcciones oportunas con planificación y sosiego.

 

Autor

José Manuel Calvo Cobo

 

Referencias y Enlaces de Interés

  • https://www.enriquedans.com/2020/05/trabajo-desde-casa-de-la-emergencia-a-la-optimizacion.html
  • https://www.nytimes.com/2020/05/14/business/dealbook/satya-nadella-microsoft.html
  • https://www.eldiario.es/economia/teletrabajo-opcion-despegar-empresas-espanolas_0_811919417.html
  • https://www.publico.es/politica/desescalada-regulacion-teletrabajo-viene-respeto-jornada-laboral-desconexion-riegos-laborales-resarcir-gastos.html?

 

, , ,
Posted in: Liderazgo y Gestión del Talento
CoachMinds © All Rights Reserved 2018
Powered by Kinectial

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies